Berlinale 2013 día 6: esto sí son películas

Platos fuertes, llegan los verdaderos platos fuertes en la sexta jornada de la Berlinale 2013 y no defraudan.

 Berlinale 2013

Jafar Panahi debería estar aquí

El día anterior habíamos dejado el tema en que nos fuimos a escuchar jazz a un garito que, sorpresa sorpresa, resultó ser una iglesia. Entrada 3 euros, cerveza (medio litro) a 2,5 euros… jazz experimental en la capilla de un templo… no tiene precio. Para todo lo demás, Theaterkapelle.de.

Pero vamos a lo nuestro. Ayer volvimos a ver a Jafar Panahi. La zona de la Potsdamer Platz, donde se desarrollan los principales eventos del festival, estaba plagada de carteles del director iraní. Está condenado en su país a 20 años sin ejercer como cineasta y no puede viajar, pero por ahora torea con soltura a las autoridades; de otra forma no podríamos haber visto Esto no es una película hace unos años y Cortina cerrada en esta ocasión.

Los paralelismos con su anterior película (que no era una película y que, cuentan, llegó a Cannes en un USB) están tanto en forma como en fondo. Ver esta cinta ha sido como visitar a un viejo amigo (su situación es de arresto domiciliario) que abre las puertas de su casa y de su corazón al mundo, que grita con ayuda de sus amigos (que sí han podido viajar a Berlín) por él y por su pueblo, que arriesga el todo por el todo. Y todo ello sin dejar de plantear retos al espectador, explorando las posibilidades del lenguaje cinematográfico y arrancando cabreos y risas a partes iguales. Solo para valientes.

La nota: hubo un abucheo (1). Un señor se enfadó bastante y gritó entre los aplausos del respetable. Mientras lo hacía, se tropezó y yo ya no sabía si aplaudir a Panahi o al crack este.

Soderbergh apuesta por el technothriller

Mientras tanto, Steven Soderbergh sigue a su rollo. La Máquina de Hacer Películas funciona a todo trapo y ya son más las historias que ha dirigido que años lleva en el negocio del largometraje. El año pasado sorprendió a la sección oficial con una de acción protagonizada por Gina “fuerza de la naturaleza” Carano; esta vez nos trae Efectos secundarios, un thriller con giros de guion loquísimos pero bien clavados en un sólido libreto del mismo autor que Contagio, con la que comparte algunos puntos (¡Esas farmacéuticas, cómo molan, se merecen una ola!).

Berlinale 2013

El ritmo vertiginoso y los personajes más oscuros que grises (a pesar de lo que pueda parecer en primera instancia) le sientan como anillo al dedo a esta historia de pastillacas e investigaciones en Yahoo.com (¡Toma technothriller!). Es entretenida a más no poder y la velocidad de los acontecimientos la sientes ahí, en el pecho, golpeando sin cesar, y luego en el estómago, en un par de momentos para enmarcar en el manual de Cómo Hacer Un Thriller Entretenido. A lo mejor le cae algún premio menor, no estaría mal.

Nadando en el surrealismo de  Computer Chess

Para cerrar el día nos la hemos jugado con Computer Chess, una película extremadamente alternativa que viene a taladrar cerebros nadando entre el surrealismo, la retrociencia ficción, el drama social (bueno, un poquito) y el mumblecore, formalmente condicionada por haber sido filmada en blanco y negro con equipos en desuso. El goteo de espectadores que ha abandonado la sala ha empezado a los veinte minutos, y aunque no ha sido una desbandada ha quedado claro que es complicado llegar hasta el final sin haber encontrado un asidero en los primeros compases de la función.

Berlinale 2013

La aventura (?) tiene lugar durante una competición de ajedrez con ordenadores. El contexto es el de los primeros pasos de la inteligencia artificial en computación y los protagonistas una banda de empollones (MIT y de ahí no bajes) a lo Napoleon Dynamite que igual crean un programa capaz de pensar como un humano que son incapaces de relacionarse mínimamente con alguien del sexo contrario. Es divertida e interesante en su estilo (¡El presupuesto para quien lo necesite!), con todo lo que ello implica para el ojo desentrenado. Tiene un inicio excelente y un final más que interesante, pero la parte central cuesta.

El tríptico del día ha ido de la película contemplativa que invita a la reflexión a lo más indie dentro de lo indie, pasando por el mainstream americano mejor entendido. Una gozada. A ver mañana.

2 total comments on this postSubmit yours
  1. La peli del surrealismo me recuerda a un libro de esos que te aconsejan y tu empiezas a leer, pero a la mitad del libro lo empiezas a encontrar plasta y te cuesta. Asi, que te vas al final y cuando te preguntan, dices: muy bueno el principio y el final “genial”. La pena es que en el cine tienes que comerte el segundo plato para poder llegar al postre y al final se te indigesta la comida jajajaj. Disfruta Berlin, ich liebe Berlín

  2. Hola cinéfila! La verdad es que tiene una parte central un poco más difícil pero se pasa rápido y el final remata la faena.

2 total pingbacks on this post
Deja tu comentario

Tu nombre

Tu nombre

Por favor, escribe un email válido

Se necesita un email

Por favor, escribe tu mensaje

Videodromo © 2014 All Rights Reserved

Bienvenidos a Videodromo.

Designed by WPSHOWER

Powered by WordPress