Tanya Wexler: “El feminismo se trata como algo negativo”

Entro un hotel en plena Gran Vía, en el segundo piso me espera Tanya Wexler, una directora americana con tres películas no muy conocidas en nuestro país, excepto la última, la que nos ocupa, su título es Hysteria. Esta comedia romántica sobre el invento del consolador es una de las ofertas más ligeras y también más disfrutables de los últimos días de primavera. Rodada con un sentido del humor naíf y una trasfondo no tan ligero sobre el insultante papel de la mujer en la Inglaterra victoriana este filme se merece un buen lugar en la cartelera.

Tanya se muestra agradable, divertida y muy extrovertida. Una gran conversadora que con sólo diez minutos de charla puede cautivar a cualquiera.

Pregunta: ¿De dónde surge esta película? ¿Es una comedia en la que de repente se te ocurre poner la historia del vibrador o ya tenías claro que querías hacer algo alrededor de este invento?

Respuesta: Justo al revés. Una de mis amigas, que es productora, empezó a hablar sobre un proyecto en conjunto, tenía algunas ideas, me las mostró y me dijo: “bueno ya sé de qué va a ir tu próxima película, una comedia romántica sobre la invención del vibrador en la época victoriana”; y yo dije: “Sí sí por favor”. Me hizo reír y esa es la clave.

P: La película es americana, pero hay muchas influencias del humor británico…

R: Yo quería que tuviera esas influencias, quería que fuera como Sentido y Sensibilidad, esa era mi intención, que tuviera esa sensación británica. Mi influencia fueron esas fantásticas películas que se han hecho basadas en las novelas de Jane Austen.

P: La película tiene un gran reparto donde destaca, sobre todo, Maggie Gyllenhaal. ¿Cómo fue ese proceso del casting?

R: Una vez pasado el periodo del guión llevas a cabo una lista de a quién te gustaría contratar y fue fantástico porque pusimos en una lista a los cuatro actores que nos hubiera gustado para cada uno de los personajes y conseguimos a una persona de cada una de estas listas. Lleva muchísimo tiempo conseguir financiación para el reparto, así que íbamos consiguiendo actor a actor, poco a poco, pieza a pieza hasta que terminamos el puzle.

P: Debió ser un rodaje divertido…

R: Fue una locura. Cada rodaje es intenso, divertido, a veces una horrible tortura y a veces fantástico. Este quería que fuera divertido, algo ligero. A todos los actores les di un vibrador el primer día de rodaje, y alguno de los chicos pensó que no era divertido. “No gracias, no quiero competencia”, dijo y yo pensé: “¡qué competencia! esto es parte de tu equipo, te va a ayudar, por si se te cansa la mano”, (risas).

Cuando rodamos las escenas en las tratan a las pacientes, no hicimos muchos ensayos por temas económicos, pero hubo un día en el que teníamos un ensayo de orgasmos, no hacía falta practicarlo mucho, porque se asumía que todo el mundo sabía bien lo que era, pero sí tuvimos que explicar la mecánica, es decir,  el tema del vibrador, las cortinillas, el aceite, toda esa historia, así que sí que fue gracioso.

Todos esos actores vestidos de médicos con cara de aburridos y pensando: “O dios mío, tengo que darle otro masaje a una paciente”, con esa cara que todos ponemos cuando pensamos en otro largo día de trabajo. Las actrices también empezaban nerviosas, se tumbaban, pero al cabo de un rato se relajaban y acaban dando ideas como: “pues mejor pongo la pierna aquí, el pie allí…”. Yo quería estar relajada, maternal, quería bromas, tenía muy claro que no quería mostrar nada y la gente se relajó al darse cuenta de eso, a partir de ahí seguimos trabajando.

P: El feminismo tiene mucho peso en la película, ¿Crees que todavía hay mucho que avanzar en ese sentido?

R: Desde luego hemos evolucionado, no me gustaría vivir en la época victoriana como mujer. Sin embargo, todavía nos queda mucho camino por recorrer. Yo soy feminista y me sorprende que cuando dices esto la gente se piense que es algo controvertido o que es anti hombre, no tiene nada que ver con eso, yo no creo que el hombre sea el enemigo ni mucho menos. ¡Creo que los hombres son fantásticos! Se esconde el feminismo como si fuera algo negativo. Se trata de algo mucho más sencillo, hablamos de igualdad de oportunidades, no tenemos porqué ser iguales o hacer lo mismo, deberíamos tener la oportunidad de tomar las mismas decisiones. Cuando me preguntan por el mensaje de la película, yo digo que es una comedia romántica, cada uno es responsable de su propia felicidad y nadie necesita un médico para eso.

P: ¿Cómo fue eso de viajar a la época victoriana?

R: Bueno, eso habría que preguntárselo a los actores, creo que es lo más similar a viajar en el tiempo. Entrar en el rodaje y ver el papel que teníamos en las paredes, el generador eléctrico que teníamos en una de las habitaciones, todo eso era muy divertido, pero no me gustaría viajar en el tiempo, vivo muy bien como mujer en la época contemporánea. A mi esposa sí que le encantan todas esas películas históricas, a mi me gustan, pero yo miro más hacia el futuro yo soy la que se rodea de cachivaches, mi mujer escribe más a mano. Es bueno, somos cada una de nuestra manera.

 

 

3 total comments on this postSubmit yours
  1. FEMENISMO MAL. Cuidado con esos titulares que se cuelan. Saludos.

  2. Muchas gracias Esther. Corregido

  3. FEMENISMO NO SÉ PERO FEMINISMO BIEN

Deja tu comentario

Tu nombre

Tu nombre

Por favor, escribe un email válido

Se necesita un email

Por favor, escribe tu mensaje

Videodromo © 2014 All Rights Reserved

Bienvenidos a Videodromo.

Designed by WPSHOWER

Powered by WordPress