Un lugar donde quedarse-This must be the place

He disfrutado con la bizarra y surrealista historia de Cheyenne, un judío cincuentón, antigua estrella del rock, que sigue la estética gótica y lleva una vida aburrida de prejubilado en Dublín. La muerte de su padre, con el que hacía tiempo que no se trataba, lo lleva de vuelta a Nueva York, donde, a través de la lectura de algunos diarios, reconstruye la vida de su padre en los últimos treinta años, en los que se dedicó a buscar obsesivamente a un criminal nazi que se había refugiado en Estados Unidos. Contra toda lógica, decide continuar la tarea de su padre y emprende la búsqueda del nonagenario alemán a través de Estados Unidos.

Una vez más estamos ante una complicada traducción del título porque realmente “This must be the place” se debe traducir por “Este tiene que ser el sitio”, que hace referencia al lugar donde tiene lugar el desenlace de la historia y por exceso al mítico tema de las cabezas parlanchinas, “The talking heads”, la banda liderada en los 80’s por el mítico y carismático David Byrne y que tenían como productor al gran Brian Eno y que aparecía en el álbum “Speaking in Tongues”.

De él escucharéis hasta cuatro versiones en la banda sonora, empezando por la mítica Naive melódica, pasando por la copia que hicieron los “Arcade fire”, incluso otras de carácter más acústico y otras con aromas góticos cortesía del mítico Robert Smith y su banda “The cure”.  Pero sin duda lo mejor es esa banda sonora es esa guitarra desnuda, conmovedora y sobrecogedora en determinadas secuencias.

Umberto Contarello y Paolo Sorrentino encuentran en la letra de Byrne el espíritu del filme, que inclusive uno de los personajes Jimmy, el hijo de Rachel, canta con Cheyenne:

“And you’re standing here beside me
I love the passing of time
Never for money
Always for love”

“Y tu estás aquí a mi lado
Yo amo el paso del tiempo
Nunca por dinero
Siempre por amor”

Sorrentino con Un lugar donde quedarse ha conseguido hacer el híbrido casi perfecto entre “Una historia verdadera” de David Lynch con “Paris, Texas” o “Hasta el fin del mundo” de Win Wenders y lo cruza finalmente con “Mi Idaho privado” o “Ellas también se deprimen” de Gust van Sant. Luego como bien habéis podido deducir el tempo del filme es lento, si con Lynch íbamos a ritmo de tractor aquí es a ritmo de troley.

La gran sorpresa es una vez más el increíble trabajo de Sean Penn acompañado por la gran musa de los Coen, Frances McDormand y rescata del olvido al gran Judd Hirsch que hace de caza nazis y Harry Dean Stanton que da vida a un tipo que se va a vivir al MidWest profundo. David Byrne también tiene un pequeño papel en el que se interpreta a si mismo y que Sorrentino le sirve para hacer un homenaje a “Stop Making Sense” de Jonathan Demme al elaborar todo un plano secuencia del lujo, sobre todo en la aparición en plano del cantante escocés. Pero las coincidencias van aún más allá, porque entre el reparto encontramos a la hermano de Bono, líder de la banda irlandesa U2, Eve Hewson que da vida a Mary, una chica gótica amiga de Chayanne que ha perdido a un hermano. Y si os fijáis el aspecto del protagonista bien os puede recordar a Robert Smith o a un primerizo Bono, de los tiempos de October, War o Boy.

Es una propuesta diferente, cosa que desde la Videoarena siempre agradecemos. Que polarizará al público, unos la amarán y otros la denostarán a partes iguales. No es de las que dejan indiferentes al espectador. Lo que es cierto es que estamos ante cine de autor. Sorrentino puede jactarse de firmar una preciosista propuesta sustentada de nuevo en ese enorme actor que es Sean Penn y en unos diálogos medidos e incisivos sobre el mundo del arte, las relaciones humanas y la vida en términos generales, una propuesta diferente que cualquier cinéfilo debería tener en cuenta. Por cierto id a verla en versión original es brillante la inflexión de voz de Penn.

Frases destacadas:
Mary: “Gracias por la invitación pero creo que estaré ocupada los próximos 14 años”
Cheyenne: “Mi vida va bien”
Cheyenne: “Las estrellas de rock no deberían porque corren el peligro de convertirse en estilistas chalados”
Jane: “Puede que confundas depresión con aburrimiento”
Cheyenne: “Y tienen razón, David Byrne es un artista”
Cheyenne: “Nunca he tenido móvil”
Cheyenne: ¿Te has dado cuenta que ya nadie trabaja y todo el mundo hace arte?
Cheyenne: ¿Sabes cuál es el problema Rachel? En la vida pasas de decir ‘así será mi vida’ a ‘así es la vida’”

Calificación: 7,5

2 total comments on this postSubmit yours
  1. Pintaza, aunque a Pedro no le haya gustado mucho.

  2. Jajaja vas a generar una frase para la posteridad “Aunque a Pedro no le guste”

Deja tu comentario

Tu nombre

Tu nombre

Por favor, escribe un email válido

Se necesita un email

Por favor, escribe tu mensaje

Videodromo © 2014 All Rights Reserved

Bienvenidos a Videodromo.

Designed by WPSHOWER

Powered by WordPress