Un feliz acontecimiento

La tesis de Un feliz acontecimiento puede resultar sorprendente por poco transitada: el embarazo y posterior maternidad no son per se etapas maravillosas que llenan de luz y color la vida de (sobre todo) las afortunadas madres. En realidad, son un periodos complicados llenos de altibajos que vapulean, a veces dejando secuelas de por vida. Los desajustes físicos, las dificultades en la pareja, la presión social o el machismo soterrado derrumban las idílicas ideas preconcebidas que se han ido levantando y perpetuando en torno al tema. ¡Y nos han hecho creer que esto era lo más bonito del mundo!

Ya habíamos visto algunos embarazos incómodos en el cine con anterioridad: a vuela pluma recordamos la angustia que vivimos con la protagonista de ¿Quién puede matar a un niño? de Narciso Ibáñez Serrador o la violación masculina con explosivo final de Alien. Pero no hace falta bucear en el terror o la ciencia ficción para sufrir con el maravilloso milagro de la vida porque la realidad también puede ser aterradora. Rémi Bezançon adapta la novela de Éliette Abécassis con la ayuda de Vanessa Portal en el guion y nos regalan una comedia dramática salpicada de humor negro, ciertamente cruda, pero al mismo tiempo sincera, a ratos divertida y sobre todo distinta a lo que estamos acostumbrados en su discurso.

La cinta sigue a Barbara, una joven enfrascada en su carrera, desde el momento en el que conoce a Nicolas, el futuro papá. A partir de aquí, explora la cara que nos han ocultado del embarazo y la maternidad desde la óptica de la protagonista. Durante algo más de hora y media el espectador no iniciado descubre guiado por la desorientada mamá primeriza las enormes dificultades a las que se enfrenta una mujer en esta situación. La historia se sostiene en gran medida gracias al estupendo trabajo de la actriz Louise Bourgoin. Sobre sus hombros cae el mayor peso de la epopeya y ella responde con eficacia en cada uno de los estadios que atraviesa su personaje. Pio Marmaï, en segundo plano, cumple como el padre irresponsable e involuntariamente machista que no entiende realmente qué está sucediendo en su propia casa.

Un feliz acontecimiento destaca por su poderoso mensaje y por su invitación a la reflexión, pero también por ser entretenida y cómica dentro del marco en el que se mueve. Bezançom y Portal se meten hasta el cuello con un tema que ellos mismos consideran casi tabú en nuestra sociedad. Consiguen salir airosos siendo muy certeros al retratar situaciones que no son desconocidas pero a las que se les suele dar una lectura diferente, combinando con acierto drama y alivios cómicos para mostrar una verdad evasiva. Una película imprescindible.

Frases destacadas de Un feliz acontecimiento:

Nicolas: “Quiero un hijo tuyo”
Barbara:
 ”Hazme uno”
Barbara: “Dar a luz significa desgarrarte y coserte con aguja e hilo”
Anuncio televisivo: “La pregunta que se hacen todas las madres agotadas: ¿cómo matar al bebé?”
Barbara:
“No tengo derecho a ser desgraciada. Se supone que ser madre es lo más bonito del mundo”
Barbara:
“Me acorraló, me sacó de quicio, me enfrentó a lo más absoluto: amor, sacrificio, ternura, abandono. Me dislocó, me transformó. ¿Por qué no me lo había dicho nadie? ¿Por qué no se habla de eso?” 

Calificación de Un feliz acontecimiento: 8

Deja tu comentario

Tu nombre

Tu nombre

Por favor, escribe un email válido

Se necesita un email

Por favor, escribe tu mensaje

Videodromo © 2014 All Rights Reserved

Bienvenidos a Videodromo.

Designed by WPSHOWER

Powered by WordPress