I’m not there y El solista

Amigos, hoy viernes voy a realizar una recomendación doble, un megapost, porque hoy se estrenan dos magníficas películas que han tenido que esperar durante mucho tiempo para verse estrenadas, y ambas poseen varios nexos común: son retratos de la sociedad norteamericana, usan la música como vehículo y en ambas aparece el joven actor Marcus Carl Franklin.

 Tu crees que le importará algo de lo que hago a una persona que se levanta a las ocho para trabajar.
Jude.

Yo acepto el caos, pero no estoy seguro que él me acepte a mi.
Arthur Rimbaud.

Sólo los estúpidos se creen lo que ponen los periódicos.
Billy.

La primera es “I’M NOT THERE” de Todd Haynes realizador de joyas como “Poison” o “Lejos del cielo“. Obviamente no iba a realizar el típico biopic sobre la vida del cantante Bob Dylan. Para ello plantea un viaje a lo largo y ancho del continente norteamericano, desde lo rural a la metrópoli, desde las raíces del folk, rythm & blues hasta el pop más contracultural a través de seis personajes, como una serie de personas cambiantes, que van de lo público a lo privado, a lo fantástico, tejiendo un rico y colorido retrato de este icono americano. Nadie puede negar que Dylan es y será un poeta, profeta, fuera de la ley, fraude, estrella, mártir del rock and roll, cristiano renacido. Haynes mezcla géneros con una gran solvencia y realiza un collage con estas siete personalidades ofreciéndonos un retrato poliédrico denso y vibrante como lo es la propia vida del cantautor.

Los seis personajes son Arthur, interpretado por Ben Whishaw, es un poeta renegado, es el narrador “de facto” de la película. Woody, al que da vida el joven Marcus Carl Franklin, un niño precoz, que a pesar de tener 11 años y ser negro, se llama a sí mismo Woody Guthrie. Woody ha adoptado la postura y las formas del trovador polvoriento. Christian Bale es el encargado de meterse en la piel del primer personaje que consigue el éxito, cantando sobre su propia época,  el cantante se llama Jack, quien encabeza la escena de canción protesta en el Greenwich Village de principios de los 60 con canciones propias, potentes actuaciones y discos destacados. Jack representa a Dylan durante el revival folk de principios de los 60 con grabaciones históricas como “The Freewheelin Bob Dylan” y “The Times They A-Changin”. Heath Ledger que ya coincidiera con Bale en “El caballero oscuro” encarna a un joven actor de Nueva Cork llamado Robbie, entusiasta de las motos, se dirige hacia la fama en circuitos contra culturales con su actuación en la película biográfica sobre el desaparecido Jack.

Todos son Bob Dylan

Mientras Robbie lucha por encontrar el equilibrio entre su vida privada y la fama, Jude, papel por el que Cate Blanchett está cosechando mil y un premios, se rinde en cuerpo y alma a desafiar a su público folk. Siguiendo de cerca sus aventuras de mediados de los 60 y los clásicos del folk rock, “Highway 61 Revisited” y “Blonde on Blonde”, Jude escandaliza a sus fans abrazando la electricidad y con una personalidad nihilista, alimentada por las anfetaminas. Su nuevo sonido cosecha alabanzas de artistas como Allen Gingsberg (David Cross), o Coco Rivington (Michelle Williams) y le da fama internacional, pero enfurece a su público de toda la vida, sin mencionar a periodistas como Mr. Jones (Bruce Greenwood).

La resurrección de Jude llega a través del Pastor John (Christian Bale), que es Jack 20 años después, un predicador, cristiano renacido, que ha cambiado su carrera en la música folk por el gospel. El Pastor John representa la conversión de Dylan al cristianismo a finales de los 70, y las grabaciones gospel que produjo y grabó del 79 al 81, “Slow Train Coming”, “Saved” y “Shot of Love”. Finalmente, el último y mayor de los personajes es descubierto totalmente apartado del mundo. Billy (Richard Gere) imagina a Dylan como el forajido de la fábula “Billy el Niño”, después de sobrevivir a su famoso enfrentamiento y encontrar refugio en la metafórica ciudad de Reídle. Pero cuando se extiende el rumor de la inminente desaparición de la ciudad, se ve forzado a enfrentarse a su antiguo Némesis, Pat. Garret (Bruce Greenwood) y Billy deben abandonar su santuario y seguir adelante. Aquí la historia hace referencia a los muchos exilios de Dylan de la vida pública a través de su carrera, incluyendo su primer retiro a Woodstock en 1967 donde grabó las “Basement Tapes”. El género western refleja su continuo interés por la música country, además de por la música de raíces tradicional americana.

Haynes de esta manera se introduce en la vida de Dylan sin ataduras emocionales o morales, y nos ofrece un fresco de la época más convulsa sociedad norteamericana de finales del siglo XX provocada por revueltas raciales, laborales, la guerra de Vietnam. Todo un docudrama sobre este cantante que se erigió en la voz del pueblo, que les hizo pensar, que les influyó, que traspasó la línea de icono de la música para ser un líder generacional. En el filme se mezcla la ironía, pasión por la música y sus raíces, así como la belleza por la naturaleza. Es uno de las películas imprescindibles de este fin de semana.

Calificación: 8,5

No le puedes cambiar, tienes que ser su amigo.
Mary Weston.

La segunda película que os voy a recomendar es “EL SOLISTA” que también lleva la friolera de dos años esperando estreno en nuestras pantallas. Supone el regreso del director británico realizador de “Expiación” y de la versión de “Orgullo y prejuicio”, hablo obviamente de Joe Wright. Esta película se basa en la experiencia personal de un periodista llamado Steve Lopez y que reflejó en un libro llamado “El solista: un sueño perdido, una amistad improbable y el poder redentor de la música”. Susannah Grant se ha encargado de adaptarlo a la gran pantalla. Ella es famosa por la adaptación de otra gran experiencia personal, la de “Erin Brockovich”, con la que Julia Roberts se alzó con la estatuilla dorada hace unos años.

Wright dirige esta maravillosa historia de amistad, locura y música. En la que Steve Lopez es un columnista del “Los Angeles Times”, que un día buscando una historia se tropieza con un músico en la calle llamado Nathaniel Ayers que toca un violín con dos cuerdas. Es un vagabundo más de la gran metrópoli norteamericana, pero como todos  posee un pasado, y Steve buceará en él para intentar volver a sacarle a flote.

Esta es la premisa de partida para una hermoso largometraje en el que el trabajo de los actores es uno de los pilares. Así Robert Downey Jr. que encarna al periodista nos ofrece de lejos su mejor interpretación, con ella se ha puesto el listón muy alto. Y es más, creo que podemos decir sin temor a equivocarnos que ha entrado definitivamente en la galería de las escasas ESTRELLAS, de verdad, de Hollywood. Está maravilloso. Te conmueve, te mantiene en suspense, le da vida y es verdadero motor del filme. Le acompaña Jamie Foxx, que se mete en la vida del esquizofrénico Nathaniel Ayers. Él consigue estar a la altura de las réplicas de Downey y no sale mal parado. Para mi es su mejor interpretación hasta la fecha, no está histriónico como suele ser habitual en él. Su contención se debe en gran medida a la gran labor de Wright dirigiendo actores. Entre los dos consiguen hacer un fresco de la otra sociedad norteamericana que no suele salir en las películas habitualmente. Esa sociedad de los desheredados.

En todo el mundo a finales del siglo XX se llegó a un acuerdo que había que reinsertar a los enfermos mentales, por eso si estaban medicados podían dejar las instituciones psiquiátricas para desarrollar labores con el resto de los ciudadanos. Esto es muy bonito sobre el papel, pero en una sociedad como la norteamericana que es verdaderamente compleja, este tipo de pacientes acaban en la calle, siendo los desheredados de la sociedad. Las causas son diversas y casi todas están plasmadas en el filme, y obviamente no quiero desvelarlas para no destriparos el sólido e interesante guión firmado por Grant. Esta es la otra cara de “Alguien voló sobre el nido del cuco”, sopor el maltrato que podían sufrir en esas instituciones, no lo digo por eso. Me refiero a qué es lo que pasa cuando dejamos de atenderlos tanto a nivel familiar como social.  En él se aprecian claramente los límites de eso que todos llamáis el sueño americano. Los límites de lo que un ciudadano medio norteamericano es capaz de tolerar y asumir.

De una sociedad donde sólo hay ricos y pobres, donde la clase media ha desaparecido prácticamente, donde las diferencias son abismos insalvables. Además en el guión quedan claramente plasmadas las motivaciones y razones que rigen las vidas de los personajes, haciéndolo más grande si cabe. Pero también es muy complejo porque hace todo un ejercicio de empatía e intenta meterse en mente de Ayers para intentar reflejarnos de una manera cinematográfica como siente la música, generando la secuencia más psicodélica del largometraje, y que posee fuertes aromas de ese genio llamado Stanley Kubrick.

Dario Marianelli vuelve a firmar otra de sus grandes composiciones, os recuerdo que en su haber tiene “Ágora” y “Expiación”, para mí sus dos mejores partituras. Entre Grant y Wright crean un relato que es conmovedor, desgarrador y muy entrañable en algunos momentos. Es simplemente maravillosa, no os perdáis esta película acerca del amor, la inspiración y la fuerza que alcanzan las personas capaces de ayudarse mutuamente, salvado el aislacionismo en el que vivimos en el seno de megaciudades construidas a base hormigón y asfalto. Es un pecado de cinéfilos. Dejaos de efectos especiales y ver una hermosa y conmovedora historia como la protagonizada por Ayers y Lopez. Desde “Frances” para los de la ESO, una aproximación a la vida de la actriz Frances Farmer no había visto nada igual.

Calificación: 8,75

3 total comments on this postSubmit yours
  1. Pues gran programa doble nos propones. Acabo de publicar mi reseña sobre “I’m not there”, y me gusta casi tanto como a ti pero quizá me sobra alguna trama y un pelín más de concreción también se hubiera agradecido.

    Saludos y a ver si me vienes a ver que ya no te acuerdas de mi :-(

  2. De acuerdo con el Dr. Quatermass, me resulta demasiado abstracta y el final excesivamente alargado. Blanchett quedará en los anales…
    Saludos.

  3. Agradezco estas recomendaciones, por Dylan y por Downey Jr.
    Saludos!

1 pingback on this post
Deja tu comentario

Tu nombre

Tu nombre

Por favor, escribe un email válido

Se necesita un email

Por favor, escribe tu mensaje

Videodromo © 2014 All Rights Reserved

Bienvenidos a Videodromo.

Designed by WPSHOWER

Powered by WordPress