Café de Flore

Ambigua, desigual, muy ambiciosa y a ratos electrificante “Café de Flore” es la nueva película del quebequense Jean-Marc Vallee, quien en C.R.A.Z.Y. ya exploraba las tensiones familiares y ahora por añadidura busca hacer una pirueta formal (magistral clase de edición mediante) contando una historia sobre el amor, el desamor, la fatalidad y el duelo con la excusa de unas vidas interconectadas, más allá del tiempo y del espacio, a través de sus propias desdichas. De mientras Pink Floyd, Sigur Rós, The Cure, Creedence Cleawater y otros harán lo posible para que este abrazo delicado en tono melancólico (que recuerda a El niño de la bibicleta) junto con grandes cantidades de desesperación y ansiedad (similar a las experimentadas en el cine de González Iñárritu) hagan de su visionado una experiencia emocionalmente desalentadora.

En un Montreal actual Antoine tiene todo lo que podría querer: éxito, dinero y la familia que quería, dos preciosas hijas y una descocada novia, pero ésta última lleva sólo dos años en su vida, pues recientemente abandonó a su mujer, aquella que fue su alma gemela desde la adolescencia y, por lo que se nos cuenta, una madre y esposa extraordinaria. Por otra parte, en el París de los sesenta Jacqueline tiene un hijo con Síndrome de Down, y como madre soltera que es le costará cada ápice de su tiempo y voluntad criar a Laurent, quien no hace sino complicar las cosas al enamorarse de una compañera de clase hasta tal punto de no querer separarse de ella bajo ninguna circunstancia. Las madres, en Café de Flore, quedan abandonadas a su dolor.

Los varones, Antoine y Laurent son bestias caprichosas e incontrolables que toman la ventaja de ser los que rompen el corazón a sus amantes, mientras que las segundas, mujeres todas, quedarán anuladas mientras padecen las desgracias del desamor en silencio. De alguna forma Carole y Jacqueline cargan doblemente: con el cuidado previo y con el posterior abandono imprevisto. No hay recompensas por amar sin condiciones, sólo futuras desgracias y estados de shock catastróficos para aquellos que no luchen por superar el vacío afectivo de toda una vida en compañía. No parece casual por tanto que sean los primeros, esos varones, los que tengan deficiencias en su salud mental, tal vez ese cuidado maternal de las mujeres hacia sus amados debe ser limitado, como si Vallee quisiera dar una lección sobre las consecuencias del abusar emocionalmente de alguien.

A través de cada tema musical, con un montaje no-lineal y en apariencia aleatorio e imprevisible, y al intercambiar los puntos de vista en diferentes momentos de la vida de sus múltiples protagonistas Café de Flore persigue trasmitir la sensación de unidad (al estilo cubista) para con sus habitantes, que a su vez estos se diferencian entre ellos posicionándose en dos vertientes con respecto a los otros. Pero al mismo tiempo yerra a la hora de conseguir una resolución satisfactoria, y el ensamble, las piezas finales que lo juntan todo, resultan poco creíbles y decepcionantes.

Con un tejido caleidoscópico, unas interpretaciones excelentes y un tono entre calamitoso y sensiblero traslada el juicio al espectador, del que dependerá en gran parte el disfrute de la cinta. Si has vivido un desengaño amoroso o has sufrido la catástrofe de una ruptura afectiva familiar fuerte verás en su relato un cauce que permitirá aflorar dolorosos recuerdos (el personaje de novia interpretado por Evelyne Brochu está especialmente bien conseguido), si estas vivencias te son ajenas es muy posible que no llegues a conectar con ella, pero su atractivo ensamblaje y lo despampanante de su banda sonora y fotografía lo compensarán sin problemas.

Pink Floyd -Speak to me/Breathe

Frases destacadas:
Narrador: Esta es la historia de un hombre que lo tenía todo para ser feliz y la lucidez necesaria para ser consciente de ello.
Jacqueline: Tienes que aprender a defenderte
Antoine: Hay canciones en tu vida que lo cambian todo. Que te dan ganas de vivir, de hacer el amor.
Antoine: Es curioso. A pesar de lo maravillosa que es mi vida tengo la sensación de haberlo jodido todo.
Rose: Tengo miedo de que cambies y  redescubras tus sentimientos hacia ella. Eso es lo que está esperando.
Jacqueline: No debemos molestar a la sociedad, así que los metemos en cárceles, digo hospitales.

Calificación: 6.5

Deja tu comentario

Tu nombre

Tu nombre

Por favor, escribe un email válido

Se necesita un email

Por favor, escribe tu mensaje

Videodromo © 2014 All Rights Reserved

Bienvenidos a Videodromo.

Designed by WPSHOWER

Powered by WordPress