Banda sonora “Trance”

La carrera de la banda británica de música electrónica, Underworld y la del director Danny Boyle, han ido de la mano desde sus comienzos, sobre todo el imaginario popular los tiene vinculados desde esa joya titulada Trainspotting, ya que su mítico tema Born Slippy nos hizo bailar aquel verano como locos en todas las discotecas de Europa.

Underworld-Born Slippy

Boyle suele seleccionar frecuentemente temas de Underworld, o bien les pide que le creen alguna canción. Tras haber colaborado con músicos de la talla de Angelo Badalamenti, A.R. Rahman, John Murphy o David Arnold a la hora de componer las bandas sonoras, esta vez ha elegido a Rick Smith, llevando su relación laboral un paso más allá de la mera elección de una canción.

“Me envió un divertido SMS después del final de las Olimpiadas”, recuerda Rick Smith. “Decía algo así: “‘Es probable que nunca quieras volver a trabajar conmigo después de la experiencia por la que has pasado pero, ¿estarías interesado en trabajar en Trance?’” Hemos trabajado juntos durante 20 años de forma intermitente, por lo que conozco a Danny tan bien como cualquiera. No fue difícil decir “‘Sí’”. Smith vio inmediatamente un fragmento de la película a principios de septiembre de 2012 y comenzó a confeccionar el tejido musical de la película. No es el único colaborador del director que reconoce que a Boyle le encanta que los que trabajan con él le ofrezcan algo inesperado. “Verdaderamente desea ser sorprendido. Eso es una bendición para un socio creativo. Yo no tenía conocimiento del guión ni de la película durante su fase de producción, así que me incorporé al proyecto con un enfoque completamente nuevo”.

“Danny participa mucho. También es un gran amante de la música y ambos somos grandes incondicionales del ritmo. Le interesa cada aspecto de lo que hace falta para que una historia sea un éxito. Pero como hemos trabajado juntos varias veces, existe la oportunidad de mantener con él una comunicación llamémosle taquigráfica. Yo le propongo ideas, embriones de banda sonora y notas sobre áreas en las que creo que la música sintonizará con el guión y lo apoyará. Nos reunimos con regularidad; entonces yo interpreto piezas para él y discutimos sobre ellas. Otras áreas están menos definidas”.

A la salida del cine todos coincidíamos en que uno de los pilares que sustenta a Trance es su formidable score, compuesto por 16 canciones que te impregna todas las neuronas. Estás sentado en la butaca y los pies se te van al ritmo de la música, y al salir de la sala no paras de tararear el tema principal. Smith, sin duda alguna, le ha hecho a Boyle un score a la medida de sus necesidades, con temas que poseen ecos de John Murphy.

Director y compositor de la banda sonora de Trance

Pero empecemos por el principio. El argumento del filme nos cuenta la historia de Simon (James McAvoy), subastador de artículos de bellas artes, se compincha con una banda criminal para robar una obra de arte que vale millones de dólares, pero después de haber recibido un golpe en la cabeza durante el atraco, descubre, al despertarse, que no recuerda dónde ha escondido el cuadro.  Cuando las amenazas y la tortura física no logran ninguna respuesta, el jefe de la banda (Vincent Cassel) contrata a una hipnoterapeuta (Rosario Dawson) para que hurgue en los recovecos más oscuros de la psique de Simon.

Los tres chicos de Manchester, Danny Boyle y el dúo Underworld

Los excelentes títulos de crédito que abren este intenso thriller los firma Tomato, que en realidad son el propio Karl Hyde y Rick Smith dedicados a su faceta de diseñadores gráficos, que han sabido beber de la estética impuesta por Boyle y la desarrollan de una manera simple, integrando los créditos en la cinta como un todo. Ahí es donde empieza a brillar los temas creados por Rick Smith para el filme, que nos van introduciendo poco a poco en esta hipnótica trama, de una manera progresiva, como por ejemplo con este tema llamado Bullet Cut.

Bullet Cut-Rick Smith

Pero sin albergar la menor duda, el temazo que os llevará a lo más alto y que es uno de los bombazos que esconde esta banda sonora es The Heist. Le sirve a Boyle para ilustrar la secuencia del atraco a la casa de subastas a golpe de techcno categórico y demoledor que derribará vuestros tímpanos y os hará bailar en la butaca. Tecno progresivo en esencia.  Minimalista en espíritu.  Contundente en las formas te lleva arriba de repente tras una introducción muy a lo Danny Boyle.  Es decir el personaje central se dirige a cámara y nos habla para mostrarnos su interior y la clave de la trama. Dominado por unas bases potentes de aires cercanos al jungle y unos armónicos sintetizadores.

The heist-Rick Smith

Compositor de la banda sonora de Trance

Todos tenemos una sombra oscura a la que no tenemos acceso, pero Simon, nuestro protagonista, lo conseguirá gracias a Elizabeth. Así este Raw Umber se convierte en el leitmotiv y verdadero eje sonoro que vertebra esta banda sonora. Comienza con el sonido de las campanas tubulares, para abrirse paso las bases que marcarán el ritmo jungle de este poderoso tema tecno. Pero, poco a poco Smith nos introduce los violines y las múltiples capas quedan expuestas.

Raw Umber-Rick Smith

Los momentos más oníricos y barrocos los encontramos en el largo tema Solomon. Posee un arranque muy cristalino, gracias al uso de la sección de viento de la orquesta, arropados por esos acordes tecnológicos de fondo, fusionándose posteriormente con los violines para dar lugar a un todo gracias a la batería, que poco a poco se va enturbiando sus acordes y nos encara a desvelar en su tercio final el verdadero tema central de la película.

Solomon-Rick Smith

Emili Sande

La cantante y compositora escocesa Emili Sande tras su colaboración con Smith y Boyle en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 ha vuelto a repetir la experiencia. En dicha ocasión ella cantó dos números: Heaven y Abide with Me. Rick Smith advirtió un vínculo entre la letra y el tono vocal de Sandé y el personaje de Rosario Dawson en Trance, por lo que estaba ansioso de incorporarla al trabajo en un par de facetas específicas de la banda sonora. “Emeli me causó verdadera impresión cuando trabajamos juntos para la Ceremonia. Es una joven de mucho talento y cabeza fría. Vi que sin duda había algo que iba bien con algunos aspectos del personaje de Rosario. Había una pieza determinada que era originariamente instrumental y se me ocurrió que sería interesante que colaborásemos en la composición de algo. Emeli tiene una expresión verdaderamente bella y evocadora. Me pareció que encajaría de maravilla”.

En este caso interpreta el single Here it comes, que funciona como el tema 8 Ball del score The Beach. Tema muy luminoso, divertido, lleno de armonías ricas en capas y colores. Donde la voz de la ex estudiante de medicina de Glasgow brilla con sus agudos y resaltada por una percusión rítmica y excitante,  que resuelve la catarsis de la intensa trama y genera en el espectador un buen estado de ánimo y lo deja en lo más alto.

Here it comes-Rick Smith y Emili Sande

8 Ball- OST The Beach-Underworld

En este score también hay hueco para el contundente trip hop. Será de la mano de la banda fundada por James Lavelle y Tim Goldsworthy, hablamos de UNKLE. Concretamente podréis escuchar su canción Hold My Hand que aparecía en su tercer larga duración de esta banda  electrónica titulado War Stories, donde el  cantante de Clayhill ejercía de vocalista. El director de Manchester usa este tema cuando quiere ponerse expositivo en la narración.  Con potente y reiterativo riff de guitarra y voces dan fuerza a este tema de vocación hip-hop, aparentemente ajeno a todo lo electrónico, aunque no lo es, ya que está sustentado en un sonido tecno demoledor, siendo toda una vuelta de tuerca, de ahí que sea todo un emblema y paradigma de este movimiento musical.

Hold My Hand- UNKLE

Toda buena historia noir que se precie, centrada en los bajos fondos y bajas pasiones,  debe tener un gran tema jazzie. Así nos encontramos con otras de las sorpresas de este soundtrack. Rick Smith juega con la cristalina voz de la cantante y guitarrista Kirsty McGee en esta colaboración titulada Sandman (I’ll be there), cuya letra pertenece a la propia cantante y se caracteriza por ser profundamente introspectiva. Notad como el clarinete y el banjo son los protagonistas de bello, pegadizo y asombroso tema.

Sandman (I’ll be There)-Kirsty McGee

Rosario Dawson canta e interpreta una canción en Trance

Y curiosamente en esta banda sonora hay otro tema que se titula Sandman (I’ll be there). En este caso delega en la  voz de Rosario Dawson, que da vida a Elisabeth en el filme. Es curioso como la quebradiza y delicada voz de la actriz se deja llevar por los actores technos de Smith y consigue cautivarte y atraparte completamente como si estuvieras en una tela de araña, envolviéndote en una cálida sensación hipnótica.

Sandman-Rosario Dawson

El corto tema Soho Dim Sun es la auténtica rareza del score y donde la guitarra española cobra un especial protagonismo. Smith arranca con ella para dar paso a sonidos envolventes y oscuros que bien podría haber firmado Howard Shore, llega un punto en que los mezcla con la sección de cuerda de la orquesta para finalmente volver a dar paso a una guitarra española con dulces y melódicos acordes.

Soho Dim Sun-Rick Smith

Con Cannon Fall los vientos post-punk entran en la banda sonora. Este complejo tema está integrado por dos partes claramente diferenciadas pero que están muy lograda su fusión. En su primera sección de espíritu post punk en el que domina una  guitarra acústica que mezclada con la voz del propio Smith nos traerá a la mente al cantante Ian Curtis o la guitarra y teclados de Bernard Sumner a la hora de sumergirnos en los primeros trances de Simon en busca de su lado oscuro, y que progresivamente nos lanzará a la vertiente más hardcore de su tecno, más oscuro a la vez que llena de energía, en el que el bajo marca el ritmo claramente, y que tiene ecos de progresión de videojuego.

Cannon Fall- Rick Smith

Indudablemente donde Rick Smith se adentra en los territorios más oscuros del trip hop es en You Knew al jugar con sonidos más abstractos, ecos y sonidos de naturaleza tecnológica profundamente envolventes y enigmáticos, dándole un espíritu de vocación ambient en algunos momentos, y en otros un cariz más barroco. Eso sí, sin perder de vista los acordes del núcleo duro del score.

You knew-Rick Smith

En la misma línea de búsqueda de nuevos sonidos trip hop funciona  Santiago (101 Greatest Goals). En este tema mezcla las armonías que vertebran esta banda sonora con una percusión de inspiración más jungle, de aires más jamaicanos, donde la riqueza de instrumentos al principio como piano o guitarra es toda una plusvalía, ya que cae en una cierta monotonía en su mitad final. Posiblemente el tema menos acertado.

Santiago (101 Greatest Goals)- Rick Smith

Boyle una vez más elige una canción de Richard Melville Hall, más conocido como Moby, para ilustrar su película. Con The Day, perteneciente a su octavo álbum de estudio, titulado “Destroyed”. Su frágil voz, el electro más popy, atmosférico y lleno de colores entran a jugar su baza en Trance. Como curiosidad decir que la actriz Heather Graham protagoniza el vídeoclip oficial de esta canción y que fue escrita en un hotel en España por este insomne neoyorquino en una de sus múltiples noches en la que no podía dormir, y la grabó en su móvil con una guitarra acústica.

The Day- Moby

The Day- Moby-Heather Graham

El sonido house llega de la mano de la banda británica M People, que nos hizo bailar en los 90 con su clásico Moving on Up perteneciente al álbum Elegant Slumming que estuvo en lo más alto de las listas de éxitos gracias a este single. Por supuesto, fue número 1 en los 40 Principales, y ahora la podéis escuchar en cualquier emisora dedicada a los clásicos contemporáneos.

Moving on Up- M Pleople

Fotograma de la película de Danny Boyle

A uno de los momentos más bellos desde el punto de vista fotográfico de Trance le ponen música el matrimonio norteamericano, Art & Dottie Todd. Eran un dúo que alcanzaron la fama el Top Ten en el Reino Unido y los EE.UU. con los respectivos hits “Broken Wings ” (1953) y este maravilloso y dulce “Chanson D’Amour ” editado en 1958, que nos ilustra uno de los trances más afracesados de la película.

Art & Dottie Todd-Chanson D’amour (Song of Love) 

Sorprendente es el último tema de esta maravillosa banda sonora titulado Bring it to me, y que pone fin a la trama. La sección de cuerda de la orquesta nos ofrece el lado más emotivo, tierno, melódico y romántico. Así llegará a dominar esta variante del tema central de la banda sonora al principio, para en un posterior golpe de cadera dar paso a los electrónicos acordes mezclándose con soltura, otorgándole una potencia inusitada a la narración de Boyle  a medida que progresa hacia el desenlace. Así  poco a poco la percusión toma las riendas y el dramatismo está asegurado, y lo domina por completo llevando al espectador a un paroxismo a medida que el misterio se desvela ante nuestros ojos.

Bring it to me

El filme se estrenará en España el próximo 14 de junio, mientras tanto esperamos que este reportaje sirva de aperitivo.

Deja tu comentario

Tu nombre

Tu nombre

Por favor, escribe un email válido

Se necesita un email

Por favor, escribe tu mensaje

Videodromo © 2014 All Rights Reserved

Bienvenidos a Videodromo.

Designed by WPSHOWER

Powered by WordPress